Los perros que escarbaron en la sepultura de Lorca

Las actas de unas reuniones organizadas por la Diputación en 1980 aportan testimonios inéditos sobre los últimos días del poeta de Fuentevaqueros.

Las madrugadas de agosto sudaban sangre. Acababa de empezar la Guerra y el entorno de la Fuente Grande de Alfacar se había convertido en un escenario sombrío de fusilamientos. A cualquier hora, pero a la ‘Escuadra Negra’ le gustaba sobre todo descerrajar las balas por la noche.

En los primeros días de aquel agosto de 1936 mataron allí a 15 o 20 personas. En las postrimerías del mes de julio habían hecho lo mismo con ‘El Pichico’ y ‘El Colorín’, que fueron enterrados en el cementerio de Alfacar. El resto acabó en una zanja que alguien había excavado de antemano para «otros fines».

Al borde de aquel agujero fúnebre guardaban cola los cadáveres aún calientes: «Un trabajador de los muchos que yo dirigía me dijo que, aproximadamente a las cinco de la tarde, vio un hombre muerto a 40 metros de la zanja. Vestía un mono, tendría unos treinta años, moreno, recio el pelo más bien rizado y el pecho tapado completamente de vello». En aquel carrusel de tiros fusilaron en el mes de agosto de 1936 a Federico García Lorca.

La investigación

Durante la Dictadura, apenas unos cuantos investigadores extranjeros pudieron investigar la muerte del poeta de Fuentevaqueros.

El 30 de enero de 1980 la Diputación de Granada constituyó una comisión para determinar -entre otras cosas- dónde estaba enterrado el cuerpo de Lorca. El 22 de julio del mismo año llegó al siguiente acuerdo: «Nosotros entendemos que, tras estos testimonios y con las dudas razonable, el terreno en que puedan estar los restos debe situarse en el paraje que se ubica próximo a los olivos y peñasco reiteradamente citados». Sigue leyendo

Anuncios

El mal tiempo podría aplazar la exhumación de Lorca a primavera

El antropólogo Miguel Botella, uno de los científicos que exhumarán la fosa donde se cree que están los restos de Federico García Lorca y otras tres personas, ha señalado que el mal tiempo podría aplazar las labores de apertura hasta la primavera del año que viene.

Botella ha explicado que, según las previsiones meteorológicas, a partir del 15 de noviembre habrá unas dos semanas de tiempo estable, si bien después no se podrá trabajar “al menos hasta primavera”, ha apuntado.

En este sentido, ha recordado que el territorio donde se efectuarán las exhumaciones se encuentra a 1.200 metros de altura, por lo que es “necesario” que haga buen tiempo para el desarrollo de esta actividad.

El científico, que dirige el Laboratorio de Antropología de la Universidad de Granada , ha informado de que esta institución ya ha elaborado el informe sobre el proyecto de exhumación, que precisa los pasos que se seguirán. Sigue leyendo

«Hubo meses con fusilamientos masivos a diario»

El juez Baltasar Garzón tendrá en breve en sus manos el mapa completo de fosas comunes de la Guerra Civil de la provincia de Granada. Una vez culminada la elaboración de lo que puede denominarse como el atlas de la represión franquista, la Asociación Granadina para la Recuperación de la Memoria Histórica pone ahora a disposición del juez de la Audiencia Nacional los datos de que dispone sobre los años más duros de la reciente historia de España.

La información pormenorizada que Memoria Histórica aporta ahora a Garzón dan detalles de todos los municipios en los que se tiene constancia que hubo fusilamientos y desapariciones y de los parajes concretos en los que se ha constatado que se produjeron.

En total, Memoria Histórica ha recopilado unas 120 fosas comunes en el conjunto de la provincia. Eso es lo que consta en el mapa que la citada entidad ha elaborado tras años de arduo trabajo de investigación. Se trata no sólo del mapa más completo sobre esta materia, sino del único de esta envergadura, ya que ha pretendido reunir en un solo documento el máximo número posible de enterramientos de fusilados durante la Guerra Civil y la posguerra.

En este elevado número de fosas pudieron enterrarse entre 10.000 y 12.000 personas, según los cálculos de la historiadora Maribel Brenes, que ha sido la piedra angular en la elaboración del citado mapa. Brenes, además, ha sido nombrada por el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón como una de sus asesores en el proceso de exhumaciones que está a punto de abrirse. Sigue leyendo

Así se exhumará la fosa de Lorca

Una gran carpa impedirá que fisgones, curiosos o periodistas conviertan la exhumación de la fosa de Federico García Lorca en una feria. Los promotores de estos trabajos saben que se enfrentan a uno de esos momentos históricos en los que si todo sale mal pueden caerles chuzos de punta, y por eso están preparando con todo detalle el desarrollo de las labores. La consigna está clara: trabajar con seriedad, rigor, sensibilidad e intimidad.

La historiadora Maribel Brenes, designada por el juez Baltasar Garzón como integrante de un reducido grupo de asesores en el proceso de las exhumaciones, trabaja estos días, junto a miembros de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Granada y los expertos que participarán en esta tarea, en la culminación del protocolo que servirá de patrón para localizar la fosa de Lorca.

Esta labor, explicó ayer, es ardua, ya que pretenden remitir a Garzón las coordenadas de las fosas que se han podido localizar en la provincia de Granada. Además, están redactando un documento en el que justifican cómo han obtenido los datos para indicar con exactitud dónde se encuentran dichos enterramientos. Esto no quiere decir, ni mucho menos, que exista la intención de abrir todas las fosas. Los datos serán entregados previsiblemente el lunes o el martes a la Policía Judicial para que los traslade al Juzgado de Instrucción número 2 y a su vez sean remitidos al juez Garzón.

Faltan, pues, apenas unos días para que comience la exhumación de la fosa donde fueron enterrados Federico García Lorca, Francisco Galadí, Dióscoro Galindo y Juan Arcoyas. Aunque la demora está siendo más larga de lo previsto dada la complejidad de estos últimos trámites, casi todo está ya planeado para abordar la exhumación. Sigue leyendo

La Diputación movió huesos en la zona donde fue fusilado Lorca al hacer el parque en 1986

Los restos fueron encontrados por los obreros junto al olivo donde se cree que pudo enterrarse al poeta. Los cadáveres fueron trasladados a otra zona, según el entonces vicepresidente segundo de la institución.

El juez Baltasar Garzón puede tener más dificultades de las previstas para localizar el lugar exacto en el que fueron sepultados Federico García Lorca y las otras tres personas que fueron fusiladas junto a él. Hay varias versiones acerca de dónde se produjo el enterramiento, pues los investigadores y testigos lo sitúan en puntos distintos aunque bastante próximos. Garzón ha ordenado la apertura de la fosa común y ha fijado dos lugares posibles de su emplazamiento: junto al olivo donde se produjeron los asesinatos y en el paraje conocido como El Caracolar, ubicado a unos 400 metros en dirección a Víznar. Sin embargo, un nuevo dato puede alterar este escenario: cuando la Diputación construyó el parque de Alfacar, los obreros se toparon con cadáveres justo al lado del citado olivo y los trasladaron en sacos a otro lugar. Esta circunstancia podría alterar todas las teorías existentes, pues abre la posibilidad de que la fosa de Lorca esté vacía. O, simplemente, que ya no exista.

Para entender esta historia hay que remontarse a los años 80. La Diputación de Granada, presidida en aquel entonces por José Sánchez Faba, promovió la construcción del parque Federico García Lorca en Alfacar como muestra de homenaje al poeta. Dadas las circunstancias singulares de la muerte del escritor de Fuente Vaqueros, la corporación provincial tomó dos decisiones: de un lado, crear una especie de comisión de expertos para intentar determinar dónde podía yacer Lorca; y de otro, convocar un concurso de ideas sobre el citado proyecto. Sigue leyendo

La familia de Lorca acatará la resolución de Garzón si ordena que se abra la fosa del poeta

«La familia García Lorca acatará, como no podía ser menos, la decisión que sobre la apertura o no de la fosa donde reposa Federico adopte el juez Baltasar Garzón», declaró ayer Andrés Soria Olmedo, catedrático de Literatura española, esposo de Laura García Lorca, sobrina del poeta y portavoz de la familia.

Laura se encontraba en Madrid y no pudo ser localizada por este periódico. Para la mañana de hoy está previsto que la familia Lorca haga público un comunicado donde fija su postura ante esta polémica cuestión. Como se sabe, familiares de otros fusilados con Federico, junto a representantes granadinos de la Asociación para la Memoria Histórica y el escritor Ian Gibson, se personaron hace unos días ante el juzgado de Baltasar Garzón para pedirle que adoptara una resolución a favor de la apertura de la fosa del poeta, sita en Alfacar.

El profesor Soria Olmedo comentó el contenido del comunicado que hoy se hará público por la familia Lorca para fijar su postura en torno a este asunto. Básicamente, la familia indica que acatará la decisión judicial que se adopte en su momento, «como no podía ser de otra forma». Pero se reiteran en la posición que han mantenido hasta ahora, sobradamente conocida, de que prefieren que la fosa permanezca como está, para «conservar su huella histórica real».

Su deseo sigue siendo preservar el lugar tal y como se encuentra desde hace tanto tiempo. «A mí me parece indigno, es mi pensamiento personal, que se haya dicho y escrito que no hay que tener en cuenta la postura de los herederos, ya que la apertura de la fosa es una ‘cuestión de Estado’. Yo creo que es más bien, principalmente, curiosidad», comentó a este periódico el profesor Andrés Soria, quien terminó subrayando que las resoluciones judiciales, sean las que sean, se acatan, y que aunque la familia Lorca no impedirá la apertura de la fosa donde se hallan los restos de Federico, si es que es ésta la resolución judicial firme, sigue manteniendo su postura favorable a preservar el lugar como está actualmente.

Aparte de los familiares del maestro Dióscoro Galindo González y del banderillero Francisco Galadí, compañeros de tragedia con Federico García Lorca, una de las personas que ha defendido con mayor tesón la conveniencia de exhumar sus restos es el escritor Ian Gibson, especialista en la vida y obra de Federico, que lleva más de 30 años ocupado y preocupado por su biografía y, también, por reconstruir con la máxima exactitud y minuciosidad posible todos los detalles sobre los motivos, circunstancias y personas que llevaron a la denuncia del poeta y a su posterior fusilamiento, sin instrucción de causa alguna.

Nuevo texto

Gibson, en su preocupación por este trágico episodio, de repercusión mundial, acaba de publicar un nuevo libro titulado ‘El hombre que denunció a Federico García Lorca’. En este nuevo texto, Gibson reproduce la entrevista que hace años mantuvo con Ramón Ruiz Alonso, cuando este antiguo diputado de la CEDA vivía todavía en Madrid. Ruiz Alonso, finalizado el régimen de Franco, se exilió a Estados Unidos, para vivir lejos de España, con la intención de librarse de cualquier acoso mediático o político. Ruiz Alonso le dijo a Gibson que él era la cabeza de turco de una denuncia en la que intervinieron otras personas y que él no pensaba que esa denuncia tuviera un resultado mortal.

Fuente: Ideal

Granada presentará un listado de 5.000 fusilados durante el franquismo

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Granada entregará el próximo miércoles al Rectorado de la Universidad granadina el listado documentado que han elaborado con cerca de 5.000 fusilados en la provincia durante la Guerra Civil y el franquismo.
Aunque estaba previsto que la asociación hiciera el lunes entrega del documento al rector de la Universidad de Granada, Francisco González Lodeiro, por problemas de agenda se ha aplazado al miércoles, según ha informado el vicepresidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, Rafael Gil Bracero.
Este listado irá acompañado de un dossier con las referencias históricas y circunstancias que acontecieron.
Aunque el mapa de fosas elaborado hace un año por la asociación cifra en más de 12.000 los enterrados en fosas comunes de la provincia, hasta ahora han logrado documentar a estos 5.000, de los que unos 600 figuran en los registros como “desconocidos”, por lo que, a diferencia del resto, no se acompañan de nombres y apellidos, ha explicado el historiador.
Fuentes oficiales
El listado está basado en fuentes oficiales, como los libros de registro y de enterramiento y los testimonios de condenas, según Gil Bracero, quien ha precisado que de esos 5.000 fallecidos, unos 2.800 estarían en Granada y el resto en distintos puntos de la provincia.
Una vez presentado a la institución académica, el listado será remitido a la Audiencia Nacional en cumplimiento de la providencia dictada recientemente por el juez Baltasar Garzón, que solicitó a ayuntamientos como el de Granada y a otros organismos que notificasen los nombres de los enterrados en fosas comunes.
En concreto, además de al Ayuntamiento, el encargo del juez de la Audiencia Nacional iba dirigido a la Universidad de Granada, que pretende elaborar un dossier basado fundamentalmente en el personal docente que fue represaliado.
Fuente: Ideal.es