Así se exhumará la fosa de Lorca

Una gran carpa impedirá que fisgones, curiosos o periodistas conviertan la exhumación de la fosa de Federico García Lorca en una feria. Los promotores de estos trabajos saben que se enfrentan a uno de esos momentos históricos en los que si todo sale mal pueden caerles chuzos de punta, y por eso están preparando con todo detalle el desarrollo de las labores. La consigna está clara: trabajar con seriedad, rigor, sensibilidad e intimidad.

La historiadora Maribel Brenes, designada por el juez Baltasar Garzón como integrante de un reducido grupo de asesores en el proceso de las exhumaciones, trabaja estos días, junto a miembros de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Granada y los expertos que participarán en esta tarea, en la culminación del protocolo que servirá de patrón para localizar la fosa de Lorca.

Esta labor, explicó ayer, es ardua, ya que pretenden remitir a Garzón las coordenadas de las fosas que se han podido localizar en la provincia de Granada. Además, están redactando un documento en el que justifican cómo han obtenido los datos para indicar con exactitud dónde se encuentran dichos enterramientos. Esto no quiere decir, ni mucho menos, que exista la intención de abrir todas las fosas. Los datos serán entregados previsiblemente el lunes o el martes a la Policía Judicial para que los traslade al Juzgado de Instrucción número 2 y a su vez sean remitidos al juez Garzón.

Faltan, pues, apenas unos días para que comience la exhumación de la fosa donde fueron enterrados Federico García Lorca, Francisco Galadí, Dióscoro Galindo y Juan Arcoyas. Aunque la demora está siendo más larga de lo previsto dada la complejidad de estos últimos trámites, casi todo está ya planeado para abordar la exhumación.

Las previsiones son las de buscar la fosa en dos puntos. Por un lado, en las inmediaciones del olivo donde se supone que fueron fusilados y enterrados Galindo, Galadí, Arcoyas y Lorca. Junto a ese lugar se colocó tiempo atrás un monolito en recuerdo de los asesinados. Esta localización es la más aceptada por los investigadores, y de hecho es la que señaló en su día una comisión de expertos tras recabar una gran cantidad de testimonios antes de que fuese colocado el citado monolito.

El otro punto se sitúa en el paraje conocido como el Caracolar, ubicado a unos 400 metros en dirección a Víznar.

Expertos

Según las explicaciones de Maribel Brenes, la primera de las fases de los trabajos será la de la utilización de un georradar para detallar con la máxima precisión posible la ubicación exacta de la fosa. La segunda fase consistirá en los trabajos arqueológicos de apertura del enterramiento y localización de los restos. En la tercera intervendrá el antropólogo Miguel Botella, mientras que en la cuarta tomará parte el forense José Antonio Lorente, que se encargará de cotejar los ADN de los huesos que se puedan encontrar con el de los familiares de Dióscoro Galindo y Francisco Galadí, que son los que han solicitado la exhumación al juez Baltasar Garzón.

Maribel Brenes garantizó que, en cualquier caso, no se permitirá la participación de voluntarios en las tareas de la exhumación. La idea es la de realizar la labor en las diferentes fases solamente con profesionales de reconocido prestigio y que estén avalados por una trayectoria sólida.

El mal tiempo

Dado que el invierno se acerca a pasos agigantados, los expertos temían que la llegada de la época de lluvias pudiera entorpecer el trabajo del georradar, aunque Maribel Brenes matizó ayer que los especialistas han garantizado que el citado aparato podrá funcionar correctamente incluso con situaciones meteorológicas adversas. «Trabajar con mal tiempo no es lo mejor, desde luego, pero eso no quiere decir que no sea posible», manifestó.

Protección

La historiadora, que irá informando a Baltasar Garzón del desarrollo de los trabajos, garantizó que en la exhumación no podrá haber un tropel de periodistas. Al respecto, señaló que se colocará una carpa para proteger la zona, y que además no se permitirá tomar imágenes o fotografías mientras se esté trabajando.

Eso sí, conscientes del interés mediático de esta operación ya que la pista de Galindo y Galadí puede conducir a la localización de los restos de Federico García Lorca, será la propia organización la que tome las imágenes que considere adecuadas y las facilitará a los medios informativos.

Otra de las medidas que se tomarán será la de evitar posibles filtraciones de información a los medios de comunicación. Para ello, señaló Maribel Brenes, se distribuirá una nota para todos los medios cuando se produzca algún avance de interés informativo.

Hay que recordar que la exhumación no pretende encontrar los restos de Federico García Lorca, sino la de Francisco Galadí y Dióscoro Galindo. Maribel Brenes cree que todos siguen juntos en la misma fosa, aunque no descarta que Lorca no esté actualmente con las personas con las que fue fusilado. Muchas versiones apuntan a que Federico fue sacado de la fosa poco después de su muerte, aunque hay disparidad de opiniones sobre su paradero. Brenes hizo hincapié en que su interés es la identificación de Galadí y Galindo, aunque al ser preguntada sobre qué pasará si no está Lorca con ellos, dijo: «Si el poeta no aparece con los demás, la familia debería dar explicaciones»

Fuente: Rafa López para Ideal

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: