El chasco resucita la teoría de la fosa de El Caracolar

A principios de la década de 1980, una Comisión de Encuestas de la Diputación de Granada elaboró un informe con un objetivo claro: ubicar los restos de Lorca. El 22 de julio de 1980, tras escuchar a numerosos testigos e investigadores, la Comisión concluyó: “Con las dudas razonables, el terreno en que puedan estar los restos de García Lorca debe situarse entre el paraje que se viene repitiendo en los testimonios y que se ubica próximo a los olivos y peñascos reiteradamente citados”. Ese enclave incluye la zona donde se ha buscado ahora, sin éxito.

Allí se inauguró, en 1986, el Parque Federico García Lorca, tras los resultados de ese informe. Descartada ahora la zona que ofrecía más indicios, las hipótesis más fundamentadas sobre el paradero de Lorca apuntan a un área de olivos, a unos diez metros a la derecha del enclave ya explorado, así como al paraje de El Caracolar, a 400 metros de la zona.

“Yo pincharía en tres sitios: el primero, sin duda alguna, El Caracolar; dos, a la derecha del monolito en el que han estado buscando, entre el olivo y los chalés, justo en medio del pinar; y tres, en el campo de instrucción de las tropas, antes de llegar a Fuente Grande”, explica el periodista e historiador Gabriel Pozo, autor de Lorca, el último paseo. Sigue leyendo

Anuncios

La Fiscalía de Granada pide a la Audiencia que le deje abrir la fosa de Lorca

La Fiscalía de Granada ha presentado un recurso de queja ante la Audiencia Provincial para que revoque la decisión del Juzgado de Instrucción 3 de Granada de no asumir la causa de las exhumaciones de la fosa donde supuestamente yacen los restos del poeta Federico García Lorca.

En su escrito, el Ministerio Público pide a la Audiencia que deje sin efecto la resolución del juzgado granadino y declare el partido judicial de Granada “competente” para el conocimiento de los hechos acaecidos en su ámbito territorial.

Este recurso se produce después de que la titular de este juzgado rechazara la inhibición propuesta por el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, en contra del informe emitido por la propia Fiscalía, que consideraba que sí era competente para asumir la instrucción de los hechos ocurridos en las localidades de Víznar y Alfacar, donde estaría la fosa con los restos de Lorca.

Un juez de Granada rechaza exhumar los restos de García Lorca

El Juzgado de Instrucción 3 de Granada ha rechazado asumir la causa de las exhumaciones de la fosa donde supuestamente yacen los restos del poeta Federico García Lorca, al no aceptar la inhibición propuesta por el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón.

Según han informado hoy fuentes judiciales en un comunicado, la Audiencia Nacional podría pedir ahora al Tribunal Supremo que resuelva sobre una cuestión de competencia entre ambos órganos judiciales para que decida cuál de ellos se queda con el caso.

El Decatano de los Juzgados granadinos asignó al número 3 este caso en el reparto de turno el pasado 1 de abril después de que el juez Garzón se inhibiera en noviembre de 2008 de la causa al ser declarado no competente para instruir la investigación sobre las desapariciones durante la Guerra Civil y el franquismo.

Fuente: EFE

Los perros que escarbaron en la sepultura de Lorca

Las actas de unas reuniones organizadas por la Diputación en 1980 aportan testimonios inéditos sobre los últimos días del poeta de Fuentevaqueros.

Las madrugadas de agosto sudaban sangre. Acababa de empezar la Guerra y el entorno de la Fuente Grande de Alfacar se había convertido en un escenario sombrío de fusilamientos. A cualquier hora, pero a la ‘Escuadra Negra’ le gustaba sobre todo descerrajar las balas por la noche.

En los primeros días de aquel agosto de 1936 mataron allí a 15 o 20 personas. En las postrimerías del mes de julio habían hecho lo mismo con ‘El Pichico’ y ‘El Colorín’, que fueron enterrados en el cementerio de Alfacar. El resto acabó en una zanja que alguien había excavado de antemano para «otros fines».

Al borde de aquel agujero fúnebre guardaban cola los cadáveres aún calientes: «Un trabajador de los muchos que yo dirigía me dijo que, aproximadamente a las cinco de la tarde, vio un hombre muerto a 40 metros de la zanja. Vestía un mono, tendría unos treinta años, moreno, recio el pelo más bien rizado y el pecho tapado completamente de vello». En aquel carrusel de tiros fusilaron en el mes de agosto de 1936 a Federico García Lorca.

La investigación

Durante la Dictadura, apenas unos cuantos investigadores extranjeros pudieron investigar la muerte del poeta de Fuentevaqueros.

El 30 de enero de 1980 la Diputación de Granada constituyó una comisión para determinar -entre otras cosas- dónde estaba enterrado el cuerpo de Lorca. El 22 de julio del mismo año llegó al siguiente acuerdo: «Nosotros entendemos que, tras estos testimonios y con las dudas razonable, el terreno en que puedan estar los restos debe situarse en el paraje que se ubica próximo a los olivos y peñasco reiteradamente citados». Sigue leyendo

Así se exhumará la fosa de Lorca

Una gran carpa impedirá que fisgones, curiosos o periodistas conviertan la exhumación de la fosa de Federico García Lorca en una feria. Los promotores de estos trabajos saben que se enfrentan a uno de esos momentos históricos en los que si todo sale mal pueden caerles chuzos de punta, y por eso están preparando con todo detalle el desarrollo de las labores. La consigna está clara: trabajar con seriedad, rigor, sensibilidad e intimidad.

La historiadora Maribel Brenes, designada por el juez Baltasar Garzón como integrante de un reducido grupo de asesores en el proceso de las exhumaciones, trabaja estos días, junto a miembros de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Granada y los expertos que participarán en esta tarea, en la culminación del protocolo que servirá de patrón para localizar la fosa de Lorca.

Esta labor, explicó ayer, es ardua, ya que pretenden remitir a Garzón las coordenadas de las fosas que se han podido localizar en la provincia de Granada. Además, están redactando un documento en el que justifican cómo han obtenido los datos para indicar con exactitud dónde se encuentran dichos enterramientos. Esto no quiere decir, ni mucho menos, que exista la intención de abrir todas las fosas. Los datos serán entregados previsiblemente el lunes o el martes a la Policía Judicial para que los traslade al Juzgado de Instrucción número 2 y a su vez sean remitidos al juez Garzón.

Faltan, pues, apenas unos días para que comience la exhumación de la fosa donde fueron enterrados Federico García Lorca, Francisco Galadí, Dióscoro Galindo y Juan Arcoyas. Aunque la demora está siendo más larga de lo previsto dada la complejidad de estos últimos trámites, casi todo está ya planeado para abordar la exhumación. Sigue leyendo

La orden judicial para abrir la fosa de Lorca llega a Granada

Después de 72 años y dos meses, los restos del poeta y dramaturgo español más universal parecen alejarse del borde de un camino. La orden del juez Baltasar Garzón de exhumar los restos de Dióscoro Galindo y de Francisco Galadí, enterrados junto a Federico García Lorca, llegó este viernes al Decanato de Granada, que eligió el juzgado de Instrucción número 2 para llevar a cabo la exhumación. El antropólogo de la Universidad de Granada Miguel Botella fue avisado. “El problema para hacerlo los próximos días será la lluvia”, comenta.

El fabuloso misterio del paradero del cuerpo del poeta llega a su fin. El relato del enterrador, Manuel Castilla, que condujo al mismo lugar en un espacio de 10 años a dos historiadores que nunca se conocieron entre sí
-Agustín Penón e Ian Gibson-, es la principal fuente de la que parte la investigación. Sigue leyendo

La Diputación movió huesos en la zona donde fue fusilado Lorca al hacer el parque en 1986

Los restos fueron encontrados por los obreros junto al olivo donde se cree que pudo enterrarse al poeta. Los cadáveres fueron trasladados a otra zona, según el entonces vicepresidente segundo de la institución.

El juez Baltasar Garzón puede tener más dificultades de las previstas para localizar el lugar exacto en el que fueron sepultados Federico García Lorca y las otras tres personas que fueron fusiladas junto a él. Hay varias versiones acerca de dónde se produjo el enterramiento, pues los investigadores y testigos lo sitúan en puntos distintos aunque bastante próximos. Garzón ha ordenado la apertura de la fosa común y ha fijado dos lugares posibles de su emplazamiento: junto al olivo donde se produjeron los asesinatos y en el paraje conocido como El Caracolar, ubicado a unos 400 metros en dirección a Víznar. Sin embargo, un nuevo dato puede alterar este escenario: cuando la Diputación construyó el parque de Alfacar, los obreros se toparon con cadáveres justo al lado del citado olivo y los trasladaron en sacos a otro lugar. Esta circunstancia podría alterar todas las teorías existentes, pues abre la posibilidad de que la fosa de Lorca esté vacía. O, simplemente, que ya no exista.

Para entender esta historia hay que remontarse a los años 80. La Diputación de Granada, presidida en aquel entonces por José Sánchez Faba, promovió la construcción del parque Federico García Lorca en Alfacar como muestra de homenaje al poeta. Dadas las circunstancias singulares de la muerte del escritor de Fuente Vaqueros, la corporación provincial tomó dos decisiones: de un lado, crear una especie de comisión de expertos para intentar determinar dónde podía yacer Lorca; y de otro, convocar un concurso de ideas sobre el citado proyecto. Sigue leyendo