El equipo de gobierno local frena la retirada de símbolos fascistas en Granada

La simbología franquista sigue presente hoy en día en las calles de Granada, más de treinta años después de la muerte de Franco. Todo apunta a que el yugo y las flechas que aún perviven en numerosas fachadas del Zaidín, las inscripciones que recuerdan a José Antonio Primo de Rivera y los monumentos que ensalzan la Guerra Civil y el franquismo seguirán poblando las calles de la ciudad. El Ayuntamiento, por el momento, no tiene ninguna intención de retirarlos.

La Ley de Memoria Histórica aprobada el pasado año obliga a todas las administraciones a retirar los símbolos franquistas que perduran en calles y plazas, pero son muy pocos los ayuntamientos y las diputaciones que se han puesto manos a la obra. Lo han hecho, además, de forma parcial, con poca diligencia y grandes lagunas.

En el caso de Granada, la obligación se ha quedado en humo y a buen seguro no irá a más. En varias ocasiones, el alcalde, José Torres Hurtado, ha dejado claro que el municipio tiene “cosas más importantes” que hacer. Además, el concejal de Patrimonio, José María Guadalupe, asegura que el equipo de gobierno local ni siquiera se ha planteado este asunto.

Y eso que, poco antes de que entrara en vigor la ley estatal, el Ayuntamiento indicó que retiraría los símbolos franquistas si la norma le obligaba. Pues bien, la ley establece que “los escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas de exaltación personal o colectiva del levantamiento militar, de la Guerra Civil y de la represión de la dictadura deberán ser retiradas de los edificios y espacios públicos”. La retirada “no será de aplicación cuando [..] concurran razones artísticas, arquitectónicas, o artístico-religiosas protegidas por la ley”, lo cual podrá aplicarse a iglesias.

Ahora que la recuperación de la Memoria Histórica vuelve a primer plano, los grupos de la oposición municipal recuerdan la falta de trabajo desde el Ayuntamiento en este tema. Al respecto, en 2007 IU solicitó en pleno la creación de una comisión -integrada por representantes de los tres partidos- para trabajar por el cumplimiento de la ley.

“Contó con nuestros votos y con los del PSOE, pero no con los del PP, por lo que no prosperó”, recuerda Lola Ruiz. El PP manifestó que “una cosa era aceptar la normativa y otra muy distinta implicarse”. De este modo, el Ayuntamiento sigue impasible ante los acontecimientos que atañen a esta ley y que mantiene vivos recuerdos que para muchos ciudadanos, tan sólo su presencia, es una tortura.

Las ‘Alas’ de José Antonio Primo de Rivera en la Plaza de Bibataubín, y la inscripción con su nombre en el Sagrario, en la fachada de la Catedral, seguirán luciendo contra todo pronóstico. También lo harán, en el interior del templo, las lápidas dedicadas a los curas granadinos asesinados por las hordas marxistas, ubicadas junto al Altar Mayor.

En la Abadía del Sacromonte, además, hay otra placa dedicada a ‘los caídos’, mientras que en el cementerio municipal se encuentra el ‘Patio por los caídos por la Patria’ y la Cruz de los caídos, que estaba antiguamente en el Paseo de la Bomba.

En la esquina de Pedro Antonio de Alarcón con la calle Manuel de Falla luce una Sagrada Familia que fue un encargo de la Obra Sindical. Perduran también antiguos nombres de calles con los nuevos, como es el caso de la placa de mármol blanco que indica ‘Plaza del General Sanjurjo’, actual Plaza del Campillo, y la inscripción Plaza del Generalísimo en la actual Plaza de Santa Ana.

Fuente: Granada Hoy

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: